Solo queremos dos o tres fotos de los momentos mas importantes…

Esa frase es algunos de los comentarios que a veces me hacen algunas parejas. Es extraño que me la comenten pero por si acaso quiero aclarar por qué esto no es como ellos piensan. 

En mi caso, de serie tengo puesto en mis precios que me dedico en cuerpo y alma durante todo el día de la boda. Desde los preparativos hasta una hora como mínimo después de que comience la barra libre. Así no tienen que preocuparse de nada.

Sin embargo, a veces me comentan que solo desean unas cuantas fotos de los preparativos, de la ceremonia y del coctel. Fotos de los momentos mas importantes: de esas posibles lagrimas de algunos invitados, de la emoción del novio al ver a la novia, de un niño correteando…

Todo esto está muy bien, pero para conseguir esas imagenes yo tengo que estar ahí persiguiendo todos esos momentos que van surgiendo a lo largo de la boda. No es cuestión de llegar, hacer la foto y listo. Para capturar a la abuela emocionada tengo que estar pendiente de si la abuela se emociona. Estar pendiente de la madre, del novio, de los niños… de todos!! Y ser paciente y esperar. A veces no llora nadie!! jejeje Que se le va a hacer…

Si hay una risa tengo que estar pendiente para capturar ese momento. Si hay un abrazo lo mismo. Insisto, no una cuestión de llegar y hacer la foto y que en ese momento por obra y gracia se manifieste una risa o un abrazo. Es algo que parece muy obvio pero que tal vez con la democratización de la fotografía se ha llevado a malentendidos.

“Darle al botón de una cámara es muy fácil. Estar pendiente en todo momento de lo que ocurre y enmarcarlo bajo un mismo estilo y una perspectiva artística ya no lo es tanto”

Esto es algo que tambien le digo a todas mis parejas. Yo en realidad no hago las fotografías, las hacen ellos junto con sus invitados a través de mi. Yo no hago que la gente sea feliz, o se le escape una lagrima o se abrace. Lo hacen ellos, yo me limito a estar ahí y sentir todas esas emociones que van fluyendo en el ambiente.

Si tuviese que destacar algo de mi trabajo precisamente sería eso: mi trabajo consiste en observar, estar atento a los detalles. Creo ademas que eso es lo que se me da bien. Si tuviese que destacar una faceta de mi, diría que se me da bien sentir, observar.

La fotografía, como digo en mi web es casi una excusa para llevar esa faceta a la practica. Lo digo bromeando en parte, pero tiene una un fondo muy cierto. Y es que yo puedo hacer buenas fotos técnicamente hablando, pero si no las siento, si no busco una emoción, tendré una foto perfecta que no dice nada.