Boda Rural en Málaga | Cristina & Gerard

Todo lo bueno es libre y salvaje – Thoreau

Algunas veces las palabras sobran. Cuando los gestos se adelantan, cuando las intenciones son nobles, cuando el pulso del corazón no se mide en segundos si no en momentos, cuando la vida te desborda y sientes que no puede caber en tí más felicidad. Es entonces, justo entonces, cuando te sorprendes viendo que si… que hay amores que no suman sino que multiplican.

Si coges una baraja de cartas y las repartes sobre la mesa en un orden aleatorio, haría falta todo el tiempo que nos podría dar este universo para sacar de nuevo ese mismo orden. Este es el talón de Aquiles del creacionismo, esta es la losa que tumba todo el diseño inteligente. Porque después de todo… esa primera combinación ya fue, estuvo ahí, sobre la mesa.

Si eso ocurre con una baraja de cartas… ¿Qué posibilidades hay de que todos nuestros amigos, familiares y seres queridos hayan coincidido en el mismo momento? ¿Qué posibilidades había de que estén aquí, que seamos participes de su vida y ellos la sean de la nuestra?

¿Y si Nietzsche se equivocaba? ¿Y si no hay un eterno retorno? ¿Y si el único jodido momento es este? ¿Y si la última oportunidad de dar ese paso, de decir te quiero y de abrazarnos sea Ahora? ¿En serio la vamos a dejar pasar?

La boda que aquí mostramos transcurrió en la Finca de Santa Sofía, en Cártama (Málaga). Fue una boda genial porque Cristina & Gerard son geniales. Una boda Rural, en Andalucía, tierra de campos, sol y sal. Ellos mismos prepararon muchos detalles. Todo el mundo vibraba en la misma frecuencia. Disfrutamos como niños desde los preparativos hasta la fiesta final. Nos encanta ese… dejar que todo pase… que sea tan real para capturarlo así… sin intervenir, sin forzar nada. Porque así debería ser todo… libre, salvaje, irrepetible.