Hola…

Mi Historia

Mi Historia

Gracias por estar aquí. Mi nombre es Daniel Márquez y aunque resido en Estepona (un pueblecito entre Málaga & Cádiz) viajo por toda Andalucía y España como fotógrafo de bodas. Antes de hablaros de vuestra historia quiero contaros un poquito de la mía.

Crecí en una calle de verano antigua donde siempre daba el sol. Una calle de jazmines y limoneros, de puertas viejas y amarillas, de trompos, de canicas, de paredes pintadas con cal y desconchadas a balonazos. Una calle donde se olía, se veía y se palpaba el verano. Una calle donde la única preocupación que tenían los niños al jugar era la de tener que parar cuando pasaba un coche. Una calle de perros tendidos al sol, de gatos asustadizos y de abuelos en balcones, en terrazas o en porches repitiendo temas de conversación desde la mañana hasta la noche. Una calle inundada con el aroma de pucheros al fuego, de golondrinas en el cielo y la sensación única de que todo cuanto acontecía en el mundo se resumía en ese espacio. Ese espacio imperfecto pero autentico que da raíz a lo que somos.

En realidad no hay mucho más. Era un niño inquieto que nunca supo (o nunca quiso) que quería ser de mayor. Me emociono con los pequeños detalles. Me pierdo mirando el bailen de una cortina, los trazos que forma el agua al deslizarse por el río o un rallo de luz filtrándose por una venta creando juego de luces. Tengo fe en la especie humana. Creo que somos una gran familia de más de siete mil millones de personas que, aun… debe perder muchas cosas para dejar de lado diferencias y valorar lo que tiene. Creo que no puedo cambiar el mundo pero si ese pequeña universo de 6 o 7 personas que orbitan junto a mi.

Pero por encima de todo… Creo que no se puede contar historias sin vivirlas. Que vivir es un viaje cuyo destino empieza y acaba en uno mismo. Para mí ser fotógrafo de bodas en málaga, madrid, barcelona o pekín es algo circunstancial. Es más, la propia fotografía lo es. Es una excusa para hacer lo que hago y ser quien soy. Una excusa para dar lo mejor de mí mismo, una excusa para vivir, para respirar, para soñar y rodearme de grandes personas. Una excusa para amar lo que hago que es sencillamente sentir y contar historias. Así que si, la fotografía de bodas es una excusa para hacer fotografía de bodas.

Vuestra Historia

Vuestra Historia

Es un gran privilegio y un honor que una pareja me elija para inmortalizar un día tan especial. No tengo palabras para describir esa sensación de poder estar ahí, siendo testigo… En muchas bodas me he sentido como si estuviese entre amigos o con mi propia familia. He creado vínculos especiales con muchas parejas que perduran en el tiempo.

A todas esas parejas les he dicho siempre lo mismo. Lo primero: disfrutad, lo segundo: no puedo hacer esto sin vosotros. Cada boda es diferente y al final sois vosotros los que creáis el resultado a través de mí… yo solo me encargo de ponerle el lazo, de pulsar un botón, de contar la historia que creáis vosotros.

Por eso, si me pidieseis un consejo para vuestra boda os diría que miraseis por vosotros mismos, que hagáis lo que sentís. Preguntaros que queréis vosotros para vosotros mismos, porque eso es lo que os quedará después. Haced vuestra boda a vuestro gusto y con la mayor comodidad que podáis. Ese día es vuestro!

Yo estaré ahí, desde el principio hasta el final, buscando siempre ser un fiel testigo de la historia bajo mi estilo, de capturar esos detalles escurridizos. Capturando esos pellizquitos en el estomago, esos abrazos que traspasan el alma, esos cantos entre copas, las miradas cómplices, los conciertos en una noche de verano y los sueños en el aire. Yo estaré ahí, si me dejáis, de principio a fin, buscando ese trocito de vuestra historia.

Preboda & Postboda

Preboda & Postboda

Tenemos dos formas de empezar esa historia y una de ponerle un broche final. La primera forma de empezarla es siempre con una taza de café o una cerveza fría acompañada de una buena charla. Y si vivís fuera, un skype puede ayudarnos mientras tanto. El café o la cerveza van a seguir siendo importantes. Quiero saber de vosotros porque no me imagino llegando a vuestro enlace sin conoceros.

La segunda forma de comenzarla puede ser con una sesión de preboda. Un momento que me encanta porque estáis justo en el preámbulo, en el comienzo y empezáis a tomar consciencia del instante.

Algunas parejas después de esta sesión me ha comentado que les ha servido para tener un momento de introspección.

Si os van las aventuras está parte os va a gustar. El broche final puede ser una Postboda. Una sesión / escapada en algún lugar especial, vestidos de novios, sin importar las distancias, con alojamiento para poder cambiaros de ropa y quedaros tal vez un día o dos… Podemos mirarlo juntos, podéis dejarme que os sorprenda con alguna escapada.